28.12.07

Akerman: Indudablemente Un Punto Clave


Casi con toda seguridad algunas de mis raíces están en el área donde Europa y Asia convergen para dar lugar al continente más grande del mundo, Eurasia. Entre 1503 y 1918, Akerman fue el nombre de un gran poblado; hoy sólo cuenta con unos 50.000 habitantes. Situado en Ucrania, a 80 kilómetros de Odessa, Akerman posee una hermosa fortaleza sobre el río Dníester (no muy lejos de su desembocadura, en el Mar Negro). La fortaleza data del siglo XIII y fue luego reconstruída en varias oportunidades. Al poblado de Akerman hoy se lo conoce como Bilhorod-Dnistrovskyi, pero sus nombres más antiguos se remontan al siglo VI. Ofiusa (Οφιούσα) y Tiras (Τύρας) son los nombres griegos de Akerman, al que en latín se conocía como Album Castrum (Castillo Blanco). Llamado en rumano Cetatea Albă, ya desde 1484 se denomina al lugar “Akkerman,” un término aparentemente turco y cuyo significado es Ciudad Blanca. Sugestivo contraste el de una ciudad blanca junto a un mar negro… Y ya de origen turco o no, lo cierto es que Akerman siguió siendo conocido como Akerman tanto en búlgaro como en ruso (Акерман y Аккерман), sin que esto tuviese nada que ver con el grupo étnico o procedencia del vencedor de tal o cual batalla. En efecto, en Akerman tuvieron lugar numerosos enfrentamientos bélicos, muchos de ellos debidos al simple hecho de que Akerman era un punto clave: era allí precisamente donde se intercambiaban productos preciosos tales como el ámbar de occidente y la seda que llegaba desde el oriente.

Enlaces a fuentes en inglés y francés; fotos de la Fortaleza Medieval de Akerman

3 comments:

GiGi said...

Interesante. Linda fortaleza, averiguá si te corresponde algo de esa propiedad, sería un lindo sitio para visitar y pasar unas vacaciones. Nunca se me ocurrió que mis antepasados podrían ser dueños de algo así y yo ser heredera, aunque sea compartiendo con toda mi parentela. Nunca se puede saber, ¿ no ? Es lindo soñar y dejar correr la imaginación como si fuera mercurio.

Akermariano: Tomará algún tiempo el obtener un título de propiedad de la fortaleza. Pero, propietarios o no, ya está decidido: las vacaciones próximas nos bañamos en el Dníester.

gabriela said...

Mariano, acabo de estar en 'tu fortaleza.' ¡Qué lindo lugar! ¿Lo visitaste en alguno de tus viajes? Tengo un hermano viviendo en Kiev hace dos años. Es una ciudad muy sufrida, pero divina. Lindísimas las canciónes. :) gab~

Akermariano: No visté el lugar, pero espero poder hacerlo algún día de estos. Respecto a Kiev, mi abuela materna, Stepankaya, cursó sus estudios en esa ciudad y realmente amaba ese lugar, pero dadas las salvajadas poco antes de la revolución bolchevique, y habiendo perdido por ellas parte de su familia, emigró con los suyos hacia el oeste. Por suerte reencontró paz y alegría de vivir en Buenos Aires.

fernando said...

tu articulo me parece muy bueno